¿Está en tus planes hacer cambios en la decoración de interiores de tu casa, pero no tienes idea por dónde empezar? Te sugerimos que te decidas por el color.  Somos fieles creyentes de que este elemento es uno de los más nobles para generar importantes cambios y, lo mejor de todo, es que no exige mayor esfuerzo y mucho menos una alta inversión. ¿Ahora comprendes por qué es lo primero que proponemos?

Sin lugar a dudas, podríamos asegurar que has escuchado hablar del impacto que el color tiene sobre las personas, así como del significado de los colores y de cómo nos pueden llegar a afectar psicológicamente. Todos estos conceptos son altamente explotados por la mercadotecnia. Importantes marcas han logrado colocarse en la mente de sus consumidores gracias al posicionamiento de su color; un  claro ejemplo de esto es Coca Cola, reconocida a nivel mundial por haber determinado que el personaje de Santa Claus fuera rojo, pero no cualquier rojo; rojo Coca Cola. Imposición que hasta la fecha, domina el invierno de todo el mundo, reduciendo a cero la posibilidad de que la Navidad se pinte de otro color.

Bueno, pues lo mismo pasa en nuestra vida diaria; la psicología del color no se limita a campañas publicitarias, tiene exactamente el mismo impacto  cuando se trata de la decoración de interiores. Es lo mismo dentro de las paredes de tu casa, oficina o escuela que en los carteles y comerciales de televisión.

Es importante mecionar que, así como nos encanta jugar con el color, también le tenemos cierto respeto, es decir, lo consideramos un arma de doble filo. Si sabemos cómo aplicarlo nos encantarán los resultados, pero si no lo hacemos de forma correcta, lo más seguro es que nos decepcionemos de haber intentado ser nuestro propio decorador de interiores.

decoracion de interiores

Pero no te preocupes, en este artículo te diremos cómo hacerlo para que te enamores tanto como nosotros de este elemento.  Te mostraremos una guía de algunos colores sugeridos, cómo combinarlos para tu beneficio, así como el impacto que tendrán según el lugar en donde los apliques, pues un color mal empleado o mal combinado podría echar  perder tu espacio, e incluso tu sentir con respecto a este.

Parecería que los significados que te eseñaremos a continuación no están directamente relacionados con la decoración de interiores, pero poco a poco te demostraremos cómo es que se comportan en esta disciplina.

Nos gustaría empezar por el amarillo, pues ha tomado gran importancia en los últimos años; lo encontramos en varios tonos,  unos más vibrantes que otros, pero todos con el mismo efecto. Este se caracteriza por ser el color que transmite alegría por excelencia,   esto se debe a la calidez que contiene en sus propiedades. Gracias a esto, este color es capaz de  aportar la energía suficiente al cuerpo, como para acelerar el metabolismo, así que podría ser una buena opción para un espacio en tu cocina. A pesar de esto, a nivel mental, se considera que después de cierto período de conviviencia con él, suele generar fatiga o propiciar el cansancio a la vista, por lo que a pesar de ser un color positivo, te sugerimos que no lo apliques en zonas de trabajo.

Este color nos gusta porque a pesar de que no es el mas concurrido en la decoración de interiores, es un color noble, y creemos que su impacto psicólogico es muy evidente en las personas que estan en contacto con él. Se dice que este color no contiene nada negativo, la mayoría de colores tienen cosas buenas y malas; se podría decir que es un 50% – 50%, pero el rosa es todo positividad. Se considera el color de la sensibilidad, de los sentimientos; el rosa simboliza el amor, el cariño, e inlcuso la maternidad, ya que como sabemos es el color que desde siempre ha respresentado al sexo femenino. Gracias al importante rol que juega con nuestros sentimientos,  es capaz incluso de combatir el sentimiento de soledad, o de hacernos sentir emocionalmente mejor. Hablando de personalidad, hace referencia a las personas de buen corazón, a las que piensan primero en los demás antes que en ellos mismos, un ejemplo claro de este tipo de personas sería una mamá, que sería incapaz de hacer daño a su familia, que los piensa sin ninguna maldad. También simboliza la infancia y la ingenuidad, por su suavidad. Por todo esto, este color es aplicado principalemte en espacios infantiles, o de mujeres, pues su fuerte impacto emocional genera una mejor mancuerna con estos perfiles.

Si nos enfocamos a zonas de descanso, podríamos sugerir el color verde, pues a este se le relaciona con la tranquilidad, la salud, la naturaleza y en ciertos tonos se le ha llegado a considerar infueyente en asuntos de dinero. Es uno de los colores que más puede llegar a variar su efecto psicológico, dependiendo de la saturación o tonalidad en la que sea aplicado. Mientras más oscuro, su energía se inclinará mayormente  hacia la abundancia y lo relacionado con el dinero, en cambio si predominan los blancos y amarillos en la saturación de este color, más calma traerán al lugar en donde se aplique.

Sin embargo, si lo que se pretende es justo lo contrario, si lejos de un ambiente de calma, se quiere propiciar un ambiente intenso, de emociones fuertes, entonces el rojo es color ideal. Es bien sabido que con este color se puede incluso incrementar el apetito y despertar pasiones. Debido a toda la energía que transmite este color, no es recomendado aplicarse en espacios donde se desarrollan tareas que requieren de concentración, y en donde los sentidos se encuentran en estado de alerta, e incluso registran cierta asociación con el peligro.

Al contrario del rojo, el color más recomendado para espacios que requieran de calma y tranquilidad es el azul. Gracias a la serenidad que este transmite, se le asocia con efectos positivos de productividad, por eso es uno de los colores preferidos para oficinas y cualquier espacio de trabajo, como estudios, bibliotecas, salas de lectura etc. Algunas personas también lo emplean en sus dormitorios para generar un ambiente lo suficientemente tranquilo como para evitar insomnio o desórdenes al dormir.

Ahora que si tu objetivo es que tu espacio proyecte glamour y sofisticación, definitivamente te recomendamos el morado, ya que desde siempre se ha posicionado como un color que por si solo proyecta lujo y estilo.  Curiosamente este color, además de verse relacionado con la riqueza y factores superficiales, también se emplea en oficinas, pues además se relaciona con la sabiduría y el éxito.

Uno de los colores que más nos gusta usar es el naranja, pues al ser el resultado de la combinación entre rojo y amarillo, el impacto psicológico es también una mezcla de energías. Se dice que su efecto es tranquilizante en las personas; al componerse de dos colores llenos de energía, este es capaz de proyectar una vibra totalmente positiva, lo que permite que las personas en contacto con él, puedan asimilar las situaciones de su entorno, aun cuando sientan que no cuentan con las habilidades o herramientas para hacerlo. Al ser resultado de una combinación, trae consigo un impacto balanceado, y esto se ve refejado de manera casi tangible en el equilibrio físico y emocional que logra producir en las personas; se cree que pudiera llegar a disminuir problemas de depresión o alimentación.

El color del diseño de interiores por excelencia es el blanco, podríamos afirmar que esto se debe a que es un color que no intervine de forma negativa en ningún estilo. Es decir, va perfecto tanto en espacios totalmente minimalistas, como en casas más rústicas. Además, es prácticamente imposible cometer errores en decoración con este color, ya que su neutralidad jamás se prestará a malas combinaciones. Se puede mezclar con colores vibrantes lisos, con otros de la paleta de los neutros, con claros y oscuros, e incluso con texturas y estampados. Este color se asocia con la limpieza y el vacío; gracias a este último, se recomienda aplicar en espacios pequeños o áreas reducidas, para generar un efecto visual de amplitud gracias a la reacción de la luz con este color.

Si nos vamos al lado opuesto de la moneda, encontrarenos el color café, pues su saturación en oscuros lo relacionan con la suciedad, ambientes incluso tediosos o aburridos. Es importante que se emplee únicamente en detalles sutiles, para darle un toque de confianza y practicidad al espacio, sin caer en el exceso o en la saturación.

Por último, pero no por eso menos importante, tenemos el color negro. Es bien sabido por la mayoría que este es el color de la elegancia y la formalidad; se caracteriza por ser uno de los colores más explotados en todos los ámbitos, no solo en la decoración de interiores. Prácticamente, es imposible obervar nuestro alrededor y no encontrarlo en la industria automotriz, en la publicidad, en espacios, en ropa, etc. Si tuviéramos que elegir a un protagonista en el tema del color, sin duda sería el negro. Gracias a su neutralidad es posible colocarlo en donde sea,  a pesar de ser un color sobresaturado; es cuestión de tomar en cuenta qué tanto queremos que impacte para saber en qué cantidades lo emplearás.

Ahora que hemos compartido contigo el impacto que tendrían estos colores de ser aplicados en tus espacios.

Te invitamos a que hagas algunas pruebas en paredes pequeñas para que te des una idea más clara si es lo que estás buscando o si en realidad el color que estás usando tiene el efecto psicológico que pretendes para ese espacio. Si no es así, no te tomará más de unos cuantos minutos cambiar de color hasta lograr lo que estás buscando.